¿Es mejor el concentrador de oxígeno o el cilindro?: ¡conozcan la información más importante!

Cuando una persona ha sido diagnosticada con problemas respiratorios, va en búsqueda del mejor instrumento que le permita tener una mejor calidad de aire para respirar apropiadamente. Muchos individuos se preguntarán: ¿Es mejor el concentrador de oxígeno Inogen One o los cilindros tradicionales? En Inogen México hemos preparado este artículo para que comprendan las diferencias entre ambos y las razones del por qué el modelo portátil es el indicado.

Modos de suministro de oxígeno

La principal diferencia entre el concentrador de oxígeno portátil y el cilindro de oxígeno líquido es el tipo de suministro. El concentrador solo administra oxígeno cuando el paciente está inhalando, mientras que no administra nada cuando el paciente exhala. Este tipo de entrega discontinua se define como «onda pulsada» o «a pedido».

Por el contrario, el cilindro de oxígeno entrega oxígeno en un flujo continuo. Es decir, el oxígeno se entrega tanto en la fase de inhalación como en la fase de exhalación. Por esta razón, la mayor parte del oxígeno presente en el cilindro (aproximadamente 3/4 del contenido) se suministra sin ningún uso, sin duda un gran desperdicio en tiempos de crisis.

Función rehabilitadora del concentrador portátil

El concentrador portátil Inogen One brinda una mayor rehabilitación debido a su tipo de suministro y, por tanto, la persona puede tener una mejora general del sistema respiratorio. Dado que el oxígeno se administra solo a través de la cánula nasal, y solo durante la fase de inhalación, el paciente no podrá utilizar la boca como compensación para oxigenar los pulmones.

En cambio, con el oxígeno líquido en el cilindro se puede respirar con la boca abierta gracias al flujo de exceso de oxígeno que se vierte sobre el rostro, tanto con la cánula nasal como con la mascarilla. Aunque parece un gran beneficio, para tener una mayor eficiencia en la respiración y, por tanto, una mejor saturación de oxígeno en la sangre. Por consiguiente, el concentrador portátil se convierte en la mejor opción.

Muchos pacientes con EPOC y otro tipo de problemas respiratorios agudos, prefieren pasarse del oxígeno líquido al concentrador portátil porque lo pueden utilizar en su vida cotidiana y diferentes actividades con una función rehabilitadora óptima. Con este equipo el suministro de oxígeno se reduce en al menos 1 o 2 l/min para que el paciente reciba el que necesite de acuerdo con los requerimientos indicados por el médico.

Oxígeno todo el tiempo

Uno de los mayores miedos de quienes llevan a cabo la oxigenoterapia es el de quedarse sin oxígeno. En el tanque de oxígeno tradicional, la bombona se vacía con regularidad y requiere un servicio continuo de recarga/reposición para garantizar la terapia al paciente. A menudo, el servicio de oxígeno domiciliario no es tan eficiente, por lo que los pacientes viven con la angustia constante de recibir oxígeno a tiempo antes de que se agote.

Aún mayor es el miedo a quedarse sin oxígeno al andar con el cochecito (el cilindro portátil). La autonomía es limitada en el tiempo y muchas veces no cumple con las expectativas. Por este motivo, muchos pacientes prefieren no salir de casa, o salir por muy poco tiempo para evitar este problema. Por lo tanto, ven su calidad de vida altamente comprometida porque no pueden realizar sus actividades con libertad.

Con el Inogen One este miedo no existe, ya que, tienen la posibilidad de producir oxígeno dónde quiera que esté la persona, y sobre todo gracias a la posibilidad de utilizar el concentrador de oxígeno o recargarlo en cualquier lugar (en casa, en un restaurante), en el auto, etc. La autonomía es virtualmente ilimitada y la prisión psicológica no tiene más razón de existir.

Peso

Otro aspecto fundamental para tener en cuenta a la hora de elegir entre concentradores de oxígeno y cilindros portátiles es el peso. En promedio un cochecito pesa 10 a 15 kg o incluso más cuando está totalmente lleno de oxígeno. Los concentradores de oxígeno portátiles modernos son un verdadero peso pluma, ya no tendrán que preocuparse por quedarse en casa o limitarse a realizar algunas actividades de preferencia.

El Inogen One G3 tan solo pesa 2.2 kg con batería insertada(es el concentrador más ligero del mundo). La propia batería a menudo afecta el peso: con una mayor duración de la batería, la autonomía será mayor, el peso también aumentará, pero no se compara a los cilindros de oxígeno tradicionales. Son diversos los beneficios que ofrece, ya que, las personas podrán contar con una mejor calidad de vida con esta rehabilitación respiratoria.

Las últimas generaciones de dispositivos médicos (como el Inogen One ) son especialmente seguros y apenas presentan problemas eléctricos que pueden prevenirse o arreglarse fácilmente. Cuando los pacientes se sienten limitados en su vida diaria, los concentradores de oxígeno se convierten en la alternativa ideal. Tanto en términos clínicos como psicológicos, el concentrador representa la solución que te permite cambiar radicalmente tu vida: quienes lo prueban nunca regresan a los cilindros tradicionales.

A lo largo de los años, Inogen one se ha ido posicionando en el mercado internacional y nacional como la marca ideal para la rehabilitación respiratoria porque su innovación tecnológica ha posibilitado ofrecer equipos de gran calidad. Para contactarnos, nos pueden llamar al (55) 6992 8350 y (55) 5602 6944 o llenar el formulario que encontrarán en el sitio web.