Lo que debe y no debe hacer con los generadores de oxígeno

generador de oxigeno portatil

Una vez que hayan seleccionado un generador de oxígeno portátil o estacionario para la oxigenoterapia, es importante que tengan en cuenta algunos consejos de seguridad, uso y mantenimiento. En esta ocasión vamos a comentarles algunas de las cosas que deben y no deben hacer con estos equipos.

Lo que se debe hacer

  1. Cambiar el filtro anualmente

La mayoría de los concentradores de oxígeno, ya sean portátiles o fijos, utilizan un filtro de partículas gruesas que se encarga de retener las partículas de polvo y contaminantes que hay en el aire. Esto filtro debe de cambiarse una vez al año, ya que después de ese lapso comienza a desgastarse y no podrá hacer su trabajo de manera adecuada. Mantener limpio el filtro también ayudará a garantizar que estas partículas no comiencen a atascar el funcionamiento interno del concentrador o lleguen incluso al sistema respiratorio de las personas, lo que puede provocar irritación y complicaciones para respirar adecuadamente.

  1. Cambien la cánula al menos una vez al mes

El sistema utilizado para suministrar el oxígeno es un tubo plástico que se conecta a una cánula. Esta última debe ser sustituida al menos una vez al mes y deben lavarla una vez a la semana. Después de estos periodos puede desgastare y ser un riesgo para las personas. Además, ya que están en contacto directo con la mucosa nasal, puede ser una fuente de infección o irritación, ya que el suministro de oxígeno será sucio y potencialmente dañino.

  1. Ejecuten su generador de oxígeno portátil al menos 4 horas cada mes

Inclusive si no es necesario que los ocupen con tanta frecuencia o si unicamente utilizan el generador para viajar, es importante que enciendan el equipo al menos cuatro horas cada mes. Un concentrador de oxígeno es similar a un automóvil, ya que dejarlo reposar sin correr realmente lo dañará. Al igual que la mayoría de los dispositivos electrónicos con una batería recargable, en realidad puede prolongar su vida útil para que funcione de manera consistente y no dejarla sin usar. Si generalmente usa su concentrador estacionario en casa, use su unidad portátil un día al mes durante al menos cuatro horas para garantizar un óptimo funcionamiento.

  1. Drenen completamente sus baterías al menos una vez al mes

Los concentradores de oxígeno portátil utilizan baterías de ion de litio recargables. Al igual que las utilizadas en los celulares, controles remotos u otros equipos de baterías, se recomienda que se vacíe por completo al menos una vez al mes y después se recarguen, esto prolongará la vida útil de las baterías recargables de su concentrador de oxígeno. Carguen sus baterías al 100% de su capacidad y luego deje que se agoten por completo. No debe hacer esto todo el tiempo, pero hacerlo una vez al mes será suficiente para mantener sus baterías en la mejor forma durante el mayor tiempo posible.

  1. Traten el concentrador de oxígeno portátil de la misma manera que una computadora portátil

Las baterías de las computadoras portátiles y su portabilidad general los hacen muy similares a los concentradores de oxígeno portátiles. Intenten mantener la unidad limpia para que la suciedad o el polvo no entren en la máquina y causen problemas. También deben mantenerlos secos en todo momento y sin acumulación de humedad. Incluso unas pocas gotas dentro de un concentrador portátil causarán daños graves. Si es posible; mantengan la unidad en su estuche protector, por ejemplo, los modelos Inogen One G3 pueden adquirirse con una mochila especial diseñada para llevarlos a todas partes.

Que no deben hacer

  1. NO dejen su concentrador de oxígeno portátil en un automóvil caliente

Al igual que cualquier otro equipo que tiene componentes electrónicos, los concentradores de oxígeno pueden dañarse si llegan a temperaturas muy altas. Nunca deben dejar se sobrecaliente o corre el riesgo de daños graves en las partes interna y externa. Aparte de los automóviles, deben asegurarse de almacenar su concentrador en lugares que no se calienten demasiado y no deben estar mucho tiempo expuesto directamente al sol. El manual de su concentrador especificará una temperatura máxima de almacenamiento y la operativa.

  1. NO mojen el generador de oxígeno portátil

Si están en el exterior y comienza a llover, la funda protectora del concentrador de oxígeno portátil lo protegerá de las gotas de lluvia mientras puede buscar refugio. No obstante, al igual que cualquier otro dispositivo electrónico, no se mezcla bien con ningún tipo de humedad y debe evitarse a toda costa. En caso de que haya algún derrame de agua cerca o llegue a mojarse, apáguenlo de inmediato y séquenlo por completo antes de volver a encenderlo.

  1. NO ejecute el concentrador sin usarlo

La mayoría de los generadores de oxígeno portátil tienen un sistema de suministro por pulso, que envían el oxígeno cada vez que una persona respira. Su diseño busca y detecta activamente su respiración a través de la presión del aire de su inhalación, es entonces cuando sabe libera. Esto significa que los sensores del concentrador son extremadamente sensibles. Si no respira diciéndole cuándo liberar, comenzará a agotar la batería del concentrador mucho más rápido e inclusive podría dañarse.

  1. NO usen su concentrador de oxígeno en un espacio pequeño

El funcionamiento general de todos los concentradores de oxígeno extrae el elemento del aire circundante. Si están en una habitación pequeña donde la cantidad de oxígeno es limitada y no hay una entrada para que el aire se renueve, la situación puede volverse rápidamente peligrosa y cualquier otra persona o animal con ustedes. También deben evitar colocar un concentrador directamente al lado de algo que genere energía termina, como mencionamos anteriormente, querrán evitar el sobrecalentamiento de la unidad a toda costa. Siempre asegúrense de que haya al menos 30 cm de espacio abierto alrededor del concentrador mientras funciona.

  1. NO fumen alrededor de un concentrador de oxígeno

Esto puede ser potencialmente muy peligroso y, en casos más graves, mortal. Nunca deben fumar mientras se usa un concentrador de oxígeno y siempre debe mantenerse al menos a dos metros de otras personas que lo hacen. Una chispa puede convertirse rápidamente en una llama cuando se alimenta de oxígeno puro. Si una pequeña ceniza caliente de un cigarrillo aterrizara en una superficie y entrara en contacto con el oxígeno de su concentrador o incluso fuera de su cánula, tiene el potencial de perder el control muy rápidamente.

Una de las mejores marcas de concentradores en el mercado son los de la marca Inogen, que pueden adquirir en la tienda de Inogen México, somos distribuidores autorizados y brindamos servicio técnico para sus equipos. Entre los productos más destacados, está el Inogen One G3, un concentrador pequeño, ligero y de larga duración. Los invitamos a visitar nuestra tienda en línea para conocer los diferentes modelos y accesorios con los que contamos, estamos a su disposición vía telefónica al (55) 6992 8350 y (55) 5302 6944 o al WhatsApp (55) 7667 1633.