Uso de un generador de oxigeno portatil en oxigenoterapia

generador de oxigeno portatil

La oxigenoterapia o terapia con oxígeno es una técnica aplicada para mantener niveles de oxigenación adecuados en personas que presentan padecimientos que provocan insuficiencia respiratoria o circulatoria o bien, anemia, esto con la finalidad de evitar hipoxia. Para su aplicación se utiliza un generador de oxígeno portátil, equipo con el que se administra oxígeno en situaciones agudas. Para que conozcas más acerca de esta terapia y de las situaciones en las que se utiliza, te invitamos a que continúes leyendo

Como acabamos de mencionar, la terapia con oxígeno es una técnica empleada para administrar las cantidades suficientes de oxígeno a personas que por alguna razón se encuentran en una situación de hipoxia, es decir, un estado que se caracteriza por la deficiencia de oxígeno en el organismo que compromete la función adecuada del cuerpo y por tanto implica riesgos que pueden incluso ser fatales. Si bien la oxigenoterapia suele indicarse a personas con algún padecimiento que provoca insuficiencia respiratoria o circulatoria, cualquier persona podría encontrarse en una situación que lleve a la hipoxia, ya sea por el enrarecimiento del aire con gases o humos o por encontrarse en lugares de gran altura, en los que la concentración de oxígeno es menor. Por ello consideramos conveniente presentar los diferentes tipos de hipoxia que se pueden presentar: perinatal, anóxica, anémica o hipémica, isquémica o por estancamiento, citotóxica o histotóxica e hipoxémica.

La hipoxia perinatal se presenta únicamente en el período perinatal y es ocasionada por disminución de la presión de oxígeno en la sangre de las arterias y la disminución de sangre que llega al cerebro. Este tipo de hipoxia, que recibe el nombre clínico de encefalopatía hipóxica isquémica, tiene como consecuencia una limitación de producción de energía y ocasiona hipoxemia, hipoxia tisular e hipercapnia. Entre las causas más comunes de esta hipoxia se encuentra la depresión cardiorespiratoria por malformaciones congénitas, enfermedades neuromusculares, interrupción de circulación umbilical, alteraciones de intercambio gaseoso en la placenta y problemas como hiper e hipotensión de la madre y alteraciones en las contracciones del útero.

La hipoxia hipóxica, también llamada anóxica es ocasionada por alteraciones en las fases de intercambio gaseoso en los alveolos durante la respiración, que provocan una deficiencia entrega de oxígeno a la sangre, es ocasionada por enfermedades como enfisema pulmonar, neumonía, y asma bronquial, por la exposición a la altitud, por inhalación de ciertos gases, por la apnea de sueño y por apnea de buceo que implican la interrupción de circulación de aire en los pulmones.

Por otro lado, la hipoxia anémica o hipémica es ocasionada por alteraciones en la fase de transporte de oxígeno de la sangre en la respiración por intoxicación por monóxido de carbono o nitritos, por pérdida de sangre o por tabaquismo. La hipoxia isquémica, por estancamiento o circulatoria, también es ocasionada por alteraciones en la fase de transporte de oxígeno durante en la respiración, pero a diferencia de la anterior implica que el flujo de sangre en una área del cuerpo se vea reducida por insuficiencias cardiacas, por frío extremo, por shock, por aplicación de fuerzas o por una respiración a presión positiva de manera continuada. Por su lado, la hipoxia histotóxica o citotóxica es originada por la incapacidad de las células para utilizar el oxígeno de manera normal, lo que dificulta el metabolismo celular. Diferentes tipos de intoxicación se identifican como las causas de este tipo de hipoxia, tales como la intoxicación por cianuros, por drogas, por monóxido de carbono y por alcohol.

Finalmente, la hipoxia hipoxémica se presenta cuando la presión arterial de oxígeno disminuye; existen dos tipos de hipoxia hipoxémica, la hipobárica y la normobárica. La hipobárica es producida cuando la presión atmosférica disminuye sin que existan variaciones en la concentración de oxígeno en el aire. La normobárica es ocasionada cuando a una presión atmosférica constante se respira aire con una concentración de oxígeno que se encuentre por debajo del porcentaje normal. Actividades como expediciones a montañas y entrenamiento deportivo pueden ocasionar este tipo de hipoxias.

Para tratar la disminución de cantidad de oxígeno en la sangre ocasionada por alguna de las condiciones que acabamos de mencionar, se emplea la oxigenoterapia mediante un generador de oxígeno portátil, o bien, fijo. Esta terapia es de utilidad para tratar la hipoxia atmosférica, por hipoventilación, por difusión e isquémica. La hipoxia atmosférica es aquella ocasionada por las características propias de la atmósfera, cuando existe por ejemplo, por cambio de altura, una menor concentración de oxígeno en los gases respirados, para la que la oxigenoterapia resulta completamente eficaz.

La hipoxia por hipoventilación es aquella en la que la persona presenta dificultades para respirar, y por tanto inspira menos aire, lo que ocasiona que las concentraciones de oxígeno en su sangre bajen. En este tipo de hipoxia la oxigenoterapia permite aumentar hasta cinco veces la cantidad de aire disponible. En la hipoxia por difusión, la oxigenoterapia aumenta casi en un 800% la capacidad de la difusión de oxígeno entre alveolos y sangre, apoyando al pulmón a aumentar su capacidad para captar oxígeno. En la hipoxia isquémica por deficiencia circulatoria, la oxigenoterapia aporta oxígeno adicional a los tejidos afectados por falta de oxígeno hasta un 10% más.

Cabe mencionar que la manera en que se aplique la oxigenoterapia depende del tipo de hipoxia que se presente y de las causas que las ocasiona. En términos generales, su uso está indicado en situaciones de hipoxia aguda, por ejemplo en casos de asma, de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, en neumonía, atelectasia, mal de altura, neumonitis intersticial, fístulas arteriovenosas y en tromboembolismo pulmonar; en casos de anemia, intoxicación por cianuro, estados hipermetabólicos, hipotensión, y hemoglobinopatías; en condiciones especiales como fallo cardíaco, infarto agudo de miocardio, en shock hipovolémico y por intoxicación por monóxido de carbono.

En próximas publicaciones de este blog hablaremos de las fuentes de suministro de oxígeno empleadas en oxigenoterapia en situaciones agudas, de sus características y modos de empleo. Recuerda que si buscas un generador de oxígeno portátil en Inogen contamos con equipos de la más alta calidad, ligeros y silenciosos diseñados especialmente para permitir movilidad a quienes tienen problemas respiratorios. Para conocer a detalle las características de nuestros equipos contáctanos, con gusto te brindaremos toda la información que necesitas conocer sobre los concentradores de oxígeno portátiles que ponemos a tu disposición.